Regresar

Es siempre un espectáculo llegar a la Ciudad de México y verla desde la ventanilla del avión. Pareciera que la ciudad se cambiara de vestido cada noche para recibir a sus visitas. Por supuesto, no todos los días está de buen humor. A veces es sombría. Otras tiene tintes anaranjados. Su vestido más lindo es por las mañanas, antes de que salga el sol, cuando las infinitas luces amarillo opaco y amarillo brillante juegan a las escondidillas. Parece vestirse con lentejuelas. A la Ciudad de México le gusta ser coqueta. Me enamora con sus desengaños.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s