Estamos de luto

Estamos de luto. No puedo entender cómo es que gozamos de los bailes y el albur cuando están quemando nuestras casas, tienen nuestros cuellos en la guillotina. No podemos reír y gritar que estamos cansados. Necesitamos algo más.

Por más doloroso que sea, no podemos revivir a nuestros muertos. Esa es hazaña de dioses y nosotros somos mortales. Enfrentemos y aceptemos nuestra humanidad. Nuestra condición de personas viviendo en desgracia. Afrontemos nuestras características y olvidémonos de supuestas supremacías coloniales. Nada es más aborrecible que la autocondescendencia de un pueblo. Somos muchos y tenemos fuerza. Tenemos cualidades maldita sea, usémoslas.

Nos han matado, nos han secuestrado, nos han mentido, nos han arrebatado la libertad de palabra, nos han enclaustrado en una jaula de miseria. Lo hemos aceptado. Aceptamos los ríos de sangre que fluyen por entres las piernas. Estamos acostumbrados a vivir con fantasmas mutilados. ¿Por qué?